Cambiar los planes de estudio tiene que ser más sencillo. Los y las docentes no debemos tenerle miedo a esos cambios. Nos tiene que permitir hacer los que sabemos hacer.